Bajo la lluvia y a ritmo de rancheras de Romano Enrique y su amada “Lupita” pudimos disfrutar de una tarde estupenda junto a todos los que se acercaron la tarde del pasado domingo a Casa Pau Sidreria